Mar 14, 2008

¿Vicio? ¿Ocio? ¡Bingo!

Ella estaba jugando en una mesa de bingo. Apostó todo.
Lo vió entrar y su cuerpo cimbró de arriba a abajo. Se escondió bajo la mesa, temblaba. No sabía qué hacer. El juego la dominaba, cerraba los ojos y veía números, cartones, máquinas, apuestas.
Hoy se había despertado con la palabra "jugar" en la boca... Ahora, debajo de la mesa, no sabía qué hacer. Él seguro que la había visto. Le oía gritar: Sal de ahí, AHORA. ¡Que salgas! Sintió la mano cuando jaló su cabellera.
Se presentó delante de él, con la cabeza agachada. En el silencio del lugar, se escuchó un grito que encogió los corazones: Maldita, te estás gastando la colegiatura de tus hijos.
Llegó seguridad. Salieron los protagonistas. El micrófono anunció: una ronda de bebidas gratis para todos. Y corrieron las partidas.

3 comments:

rich said...

shaq, honestamente espero que no hables de alguien conocido, esa gente no necesita rehabilitación de un vicio, sino que la encierren en su casa.

aDios!

Anonymous said...

Zell, ¿estabas allí cuando eso ocurrió?...qué coincidencia.

BeRe - NiCe said...

hola Mz
la verdad nunca me imagine que una mujer fuera tan inconsciente para gasta la colegiatura de sus hijos pero tampoco la ideferencia del casino ya que utilizan trucos para que la gente se quede enviciada y no pueda parar.
pero que mala onda del tipo como jalarla tan horrible
saludos bye...