Jan 11, 2010

Ficciones

Salían de la oficina de abogados con el papel en la mano.
Ese valioso documento avalaba que él y ella estaban disponibles de nuevo. Él ya no era de ella ni ella de él, aquel juez lo había dictaminado.
Ella silenciosa. El platicador. Todo es como antes pero no es igual. Sólo es mero trámite, pero que extraña sensación.
Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry® de Telcel

3 comments:

Fernando said...

Probablemente hacía mucho que ninguno de los dos era del otro.

Quizá nunca llegaron a serlo, realmente.

Qué post más triste.

Gabriela said...

Mero trámite si... pero que cambia tantas cosas.

Fón said...

triste tristeza... frecuente por desgracia