Feb 17, 2009

Runners.

El despertador sonaba a las 5:00 am.
Ella se preparaba para salir a correr: pants, tennis, playera, sudadera.
Se peinaba un poco para disfrazar el almohadazo, no le gustaba perder el estilo.
De paso por la cocina, tomaba una botella de agua y alguna barrita de granola.
Abría la puerta procurando no hacer ruido para no despertar a nadie, al salir sentía el frío de la madrugada golpear su cuerpo y abrirle los pulmones.





Empezaba a caminar cuesta abajo con paso veloz, hacia el estacionamiento de aquella plaza que le servía de pista para correr. A sus pies, la ciudad entera dormía, aún estaba oscuro y no se vislumbraba ningún rayo del sol.

Por un momento, era dueña de todo el movimiento citadino, más bien ella era todo el movimiento citadino.
Al correr, lo único que escuchaba eran los latidos de su corazón y su respiración agitada. En algún momento soñó que alguien la acompañaba, pero eso fue sólo un pensamiento, disparates que se tienen antes del amanecer. Le hubiera encantado la idea de tener a alguien con quien compartir esta experiencia, pero en realidad siempre corrió sola. Y así debía seguir por algún tiempo.


Hoy, mi despertador sonó a las 5:00 am, tenía la firme idea de levantarme a correr, pero cuando prendí mi lámpara hizo corto circuito y se fundió el foco.
Uno debe entender las señales de la vida, así que permanecí en la cama. Hoy no iré.

11 comments:

AleMamá said...

jajaja, ¡qué buen post! me has hecho reír

alfonso said...

ya se ve que cualquier pretexto es bueno!!!

El Velvet de Cierto Pelo said...

Olvidemos el reloj y olvidemos el ejercicio mañanero. _Total: ya viene la primavera.
Saludos invernales

patzarella said...

Ni mañana, ni pasado mañana... A esa hora todos los días tendrás un "imprevisto". Es el destino... ;-)

maria jesus said...

La cosa es que cuesta trabajo pero despues de correr se siente uno fenomenal

chusso said...

buueeeenoooo
no seas bolsudita zetina
anda levantate hija que no es el destino reyna son los kilos de mas que hacen levantar a más de uno de la cama no seas la excepción.

Desde aqui te acompañaré piensa en tu amigo chusso, porque yo lo llevo haciendo desde hace un mes y me siento fenomenal

besines cokets

Gabriela said...

Yo usaba el mismo pretexto durante años. Y tal vez en mi caso no tenía perdón porque vivo a dos cuadras del bello Malecón de Miraflores, en Lima. No era solamente pereza, sino que el resto del día me quedaba con cierto malestar... todo por venir sudando y meterme a la ducha de inmediato.
¿Solución? Ahora hago la caminata a las 6 pm, hora en que llego a mi casa. Desde que empecé, no he fallado un solo día.

riCh said...

Seguro la de la historia no vivía en el DF...

Léo said...

Ese es el espíritu!!! Toda una campaña para Nike jajaja

am said...

Jajaajaja!

Hilda said...

jajajaja, desde que se inventaron los pretextos jajaja