Apr 3, 2009

dientes de leche

F y MP están en la edad de cambiar de dientes.
Cada una presume sus chimuelos con singular alegría: posan para fotos, sonríen todo el tiempo, platican la historia de cómo se les cayó el diente, una y otra y otra y otra vez.

Cargo a mi sobrina M. de 3 años, chaparrita y muy ocurrente.
Le sonrío. Ve mi colmillo inferior derecho (el cual esta un poco chueco) y me pregunta:
¿A ti también se te va a caer el diente?
Yo sigo sonriendo.



8 comments:

Philipo said...

jajaja.. muy bueno Zeli!

Kenissee said...

jajaja.. M si que es ocurrente...

AleMamá said...

Tengo guardados los de mis niños como para hacer un collar digno de un caníbal. Linda etapa. Los alemanes dices algo así como:"dientes caídos: es hora de ir a la escuela"

Sobreviviremos said...

¿Tu colmillo retorcido?

Gabriela said...

Justo acabo de terminar de leer un libro con ese nombre, Dientes de leche, del español Ignacio Martínez de Pisón.
Acá en el Perú se le llama ventanita a ese espacio que queda cuando se caen los dientes delanteros de arriba. ¡Qué difílcil es comer cuando uno está así! Manzanas sobre todo.

Léo said...

Jaja quiero ver que sigan sonriendo cuando les aparezcan las muelas del juicio y el dentista se las retire. Estoy seguro que ya no querran presumir tanto jajaja

Julia Martín said...

Si uno consigue olvidarse de las chuecuras de dientes que posee, lo pequeños siempre se encargan de recordárnoslo, de hacernos desear que fueran de leche para que nos salieran otra vez. ¡Qué triste!

Hilda said...

jajaja, la honestidad de los niños!!! jajajaja