Sep 19, 2008

¿A quién le toca?

¿Hasta dónde tiene que dar uno y esperar recibir del otro? o ¿Hasta dónde tiene que recibir uno y empezar a dar al otro? Estas incógnitas están dándome vueltas. ¿Qué es lo justo? ¿Qué es injusto? ¿Cómo lograr una JUSTA distribución de obligaciones en una relación de dos personas?
Antes era más claro: el hombre debía poner todos los medios para la relación mientras la mujer permanecía pasiva y receptiva.
Ahora, con la revolución femenina, la mujer ha tomado más la iniciativa. Se vuelve alguien que actúa y no solamente espera.
El punto es ¿hasta dónde, hasta cuándo? ¿Cómo saber que estás dando más de la cuenta? o
¿Acaso debería preocuparnos esto? ¿Que no se trata de poner todas las fuerzas de nuestra parte? Y si cada parte pone todo el empeño, yo no debería estar haciéndome estas preguntas.
Amanecí confusa y difusa.

12 comments:

am said...

Jajaja. Son preguntas difíciles, las relaciones humanas a veces son inexplicables. Tú pon todo de tu parte y que por ti no quede, no?

Saludos!

MVZ meza said...

Gua estoy en shock con esta confesión , q mala onda q sigas despertando confusa , eso no debería de suceder . oajla algún día dejes de hacerlo . Por otro lado eso de la liberación femenina tienes razon y eso no debe de avergonzart,al contrario enorgullecert por q de ti no queda . . Tambine se tiene q ver loos puntos de vista de ambos , no nada mas de uno , la realción es de dos , no de uno . .. pero si ella trabaja y el estudia de donde scaría el para viajar de esa manera??? y si ella ama asi debería de haberlo entendido hace tiempo y ojala algún día lo logre . . . M&M

zocadiz said...

AM, así es... por mi no quedara.

MVZ, que bueno es tenerte de visita por el blog. Es algo que se mantiene latente. A veces no lo piensas? No piensas si deberías dar más o dar menos?

Ana said...

Creo que la cosa es justa cuando uno no tiene necesidad de preguntárselo ni le surge duda alguna.

Léo said...

Pues siempre queda el chantaje para que el otro dé jajajaja.

Citlaltzin said...

Eso es lo peor para mi que puede pasar, si tu sientes que estas poniendo de más... mmm como te explico sho opino que solo son de dos sopas,
Primera: O de verdad el no esta poniendo todo de su parte en la relacion o
Segunda: tu esperas más de lo que la otra persona puede dar.
Cualquiera de las 2 se tiene que hablar de frente para aclarar ese tan esperado 100% 100% de los dos.
Eso del 50 50 es mentira para mi.
Saludos señorita!!!

Kenissee said...

uuummm... mira ya sabes lo que opino mejor te mando un abrazo...
NO DUDES
Cuidate

Anonymous said...

Amiga, los tiempos ya cambiaron. No tiene nada de malo que tú seas la que tome la iniciativa. Es más, Prueba esto: manten a tu hombre y que él sea el que se quede a cuidarte la casa, que lave, planche, y le de de comer a tu perro. Verás que será muy buena idea!!!

cecigu said...

ahi esta la cuestion? creo yo que no se trata de quien da mas o menos, sino en lo que tu estas dispuesta a dar y lo que quieres recibir... y todo tiene un principio sencillo que es lo quiero? como lo quiero? el AMOR no es tan facil como se dice pero si apoyo la idea que el amor con la cabeza te hace dar mas y valorar lo que te dan sin importar que para los de afuera sea poco o mucho. Eso solo tu lo sabes... un abrazo zell! Que onda ya hayque irnos a un coffe?? ciao

maria jesus said...

Yo creo que cuando hay amor, cada uno pone lo necesario para hacer feliz al otro y no anda mirando tantos por cientos.

riCh said...

Yo coincido con Maria Jesus, los porcentajes solo sirven para medir eficiencias en las empresas.

Tu debes amar y entender que la otra persona no se manifiesta su amor como tú, cada quien tiene su propia forma de manifestarlo.

lo bueno es que tu eres joven e inteligente, no creo que tengas problemas para darte cuenta de cuando te estan dando sidral por cerveza...

Saludos

aleveRo said...

vaya post, a todos dan ganas de decir algo jaja. no creo que ni siquiera en los viejos tiempos la mujer haya sido pasiva en sus relaciones. Si hablas de responsabilidades en el hogar, pues ahí sí las cosas eran diferentes; como sea, son cosas en las que ambos deben estar de acuerdo, sean de la moda, estilo, época o tradición que sean.

No debemos pensar en dar menos, ni hay que esperar a que dé el otro para empezar a dar -imagina si los dos piensan eso, se quedarían de brazos cruzados-. Conociendo a la otra persona sabrás si está dando todo de su parte, pero a su modo.