Sep 23, 2008

Los jefes

Hoy recordé a los jefes de mis primeros trabajos profesionales y serios, porque el trabajo en el café de la selva no cuenta...jejejeje
Margarita de FORJA ECO: nos dedicabamos a dar cursos de filosofía a padres de familia. Fue entretenido y bien pagado. Pero era demasiado "Más platón y menos Prozac" así que Thanks, but no thanks. Ella era simpática y con rollo para rato, de todos los colores, olores y sabores. Podría mantener a un público entretenido por horas sin decir nada especialmente extraordinario! Impresionaba su capacidad para atrapar al oyente.
David de IDM: terco, peleonero, tranza, mal hablado. Lo bueno es que no era mi jefe directo, pero lo veiamos al menos una vez a la semana en la junta del área comercial (martes a las 9:00 am, jamás olvidaré el horario de esa reunión) y ahí era la muerte: desde correcciones a todo lo que decías o hacías, hasta preguntas de detalles que jamás se te hubiera ocurrido conocer o preguntar o indagar. Con él aprendí a defenderme, a estar preparada para cualquier pregunta, duda o inquietud.
Azucena de IDM: inteligente, culta, responsable, chambeadora. Por ella aprendí a sacarle jugo al tiempo. Sólo trabajaba medio día (porque tenía dos hijos) así que ese tiempo debía rendirle para todo. Nos seguimos viendo para platicar y comentar el punto.
Graciela de IDM: colmilluda. Con ella al mando, el mundo laboral se convertía en una jungla: usar o ser usado. Lo bueno es que solo la tuve unos 6 meses de jefa. Aún así aprendí a cuidar minuciosamente los espacios en los documentos de Word y Power point.
Graciela de Consultores: combinación de trabajo intenso y diversión. La forma de trabajo era libre: cada quien era responsable de su parte. Ahora ya no tenemos una relación laboral pero sí de amistad. Con ella se desarrolla la capacidad para poder estar al pendiente de múltiples proyectos. Era como el correcaminos, recorrimos todas las carreteras del estado de guanajuato.
Raúl Vargas de Delta Research: nunca hables de tus jefes mientras sean tus jefes. (ese es un tip que vale la pena seguir) ja!

7 comments:

Ana said...

Mirá, me diste una idea genial (para copiarte) y hablar de mis jefes. Pero te digo que aún solamente dedicandome a escribir sobre los malos jefes, más que un blog, debería escribir un libro!

maria jesus said...

Pues, en general, parece que has tenido buenos jefes

Citlaltzin said...

Pues los jefes: mmm...
Buenos, malos, peores, "x" en la vida.
Recuerdo que mi primer jefe fue un tío, medio llevado pero si me imponia, así que buscaba tener todo listo.
Después más que jefes tuve supervisores, al momento de ser de la parte operativa, de ellos me acuerdo que con uno era un desmadre total, no trabajabamos,nos dormiamos en las estaciones, mandabamos pedir comida, fue divertido hasta que los del otro staff se quejaron.
Mi actual jefa... uff! Me ha pasado de todo con ella, y he pasado por varios sentimientos y actitudes, desde amistad, rechazo, odio, alegria, creerla mala jefe hasta ahora estar muy bien.
Pero como dices les aprendes muxo para cuando te topes nuevamente con ese tipo de personas sepas como actuar.
Be happy Be chevere!!!

Léo said...

Yo no sé que tengoo con eso de que mis jefas me cuentan toda su vida tanto profesional como personal y eso que tiendo a hablarles sólo lo indispensable, jaja chale.

América Gutiérrez said...

La última frase me parece muy sabia. Los jefes son un tema delicado (al menos en mi área, te toca cada estúpido con iniciativa que para que te cuento) de hecho yo no sé si me atravería a escribir sobre ellos. Nos leemos y un abrazo

Graciela de consultores said...

No soy muy buena para entrar a estas cosas, pero ya que me compartieron tus opiniones de jefes, ha sido grato el ver qué capacidad tienes para sintetizar toda tu experiencia de vida en tan pocas palabras, gracias por lo que me toca, pero.......... resulta que.......... tu jefe jefe jefe.... no era yo.... besos

El Velvet de Cierto Pelo said...

Ojalá y Graciela de IDM siga en IDM, porque como jefa era, justo lo que dices, pero como persona era maravillosamente encantadora.

Un fan (de ambas)