Sep 26, 2010

Ayer.

Escuché su voz nuevamente después de 15 años de silencio.
La volví a ver bailando en la cocina mientras tarareaba una canción.
Pidió de nuevo que prepararan la olla con agua para poner frijoles.
Agradecí infinitamente todas sus luchas y su entrega.
Lloré porque recordé que la extraño.

¿Qué será de mí cuando falte mi madre?
Ausencias que jamás se componen.
Las mamás deberían irse siempre después de los hijos.

5 comments:

Gabriela said...

Una mamá que ve partir a un hijo para siempre es una mamá a la que le roban el alma. Créeme. Tengo esa imagen cerca de mí, en mi casa, y la veo todos los días salir a enfrentar el mundo luchando contra ella misma para que no se le note la infinita pena por la pérdida.

Maria Jesus said...

No quieras tan mal a las madres para decir eso.La muerte de los padres es triste pero forma parte de la vida; la muerte de un hijo va contra la naturaleza.

AleMamá said...

No, Zocadiz, los hijos no debieran partir nunca antes que sus padres.

Si Dios decide llevárselos es como que te arranquen el corazón, pero no te quedarás sin su gracia para soportarlo. Igual cosa nos pasará cuando se nos muera la madre, tendremos lo necesario para pasar el trago y superar la pena legítima y lógica.

Besos, ¡y larga vida para tu madre y para ti!

Jorge said...

A mi también me dió mucho sentimiento y emoción porque yo nunca la vi así. Que mal que te fuiste tan temprano, eh. Un abrazo y un saludo.

¿Qué haremos cuando falten nuestras madres?.

Ana said...

Asi, nos dejarán huérfanas, un "desmadre" le llaman a lo que no tiene ni pies ni cabeza. Algo que "no tiene madre" es algo incomprensible, porque nos traen al undo, nos enseñan a vivir en él, y cuando apenas le estamos espezando a entender, se van y nos dejan así, como caudno nos trajeron al mundo, desnudos, llorando, de cara a la existencia y con las manos llenas de su herencia. Salúdame a Chayo, quiero verlas!